Uno de los servicios más demandados en un taller especializado es la reparación del aire acondicionado del coche en Bilbao tanto del mantenimiento como su revisión anual antes de la época veraniega. Este sistema de confort es prácticamente indispensable en los meses más calurosos del años por lo que aquí te traemos algunos trucos y consejos para garantizar su buen funcionamiento. 

Lo primero que podemos destacar es que el sistema transforma el aire caliente del exterior en aire frío o viceversa gracias a un gas que recorre todo el circuito. Las partes más importantes del equipo son el filtro, la botella deshidratante, la válvula de expansión, el evaporador, el compresor y el condensador. El mantenimiento regular del sistema debe incluir la revisión de esos elementos al menos una vez al año antes del verano. 

Tal como nos comentan desde el taller Auto-Radiadores José, hay algunos síntomas que pueden darnos a entender que el aire acondicionado de nuestro coche tiene algún problema. En este sentido, los más habituales son la percepción de un olor desagradable, el hecho de que la temperatura del coche no disminuya en poco tiempo, la concentración de vaho en los cristales porque el sistema no enfría lo suficiente o que haya poco caudal de aire.

En el taller además de ir creciendo nos hemos especializado en la reparación y venta de radiadores para turismos, camiones, tractores, maquinaria pública, etc. Nos encargamos del aire acondicionado de un coche en Bilbao realizando autodiagnósticos que nos permitan conocer cual es la avería con el aviso de un testigo luminoso, lo que pone aún más de manifiesto la necesidad de inspecciones periódicas. Y en cuanto a la recarga del gas, al ser una operación compleja, lo recomendable es que la lleve a cabo un experto.

Por último, recordar que la temperatura ideal está entre los 22 y 23 grados y que los fabricantes recomiendan reemplazar el filtro anualmente o cada 15.000 kilómetros.